Comentarios

¿Cómo se cura un dedo fracturado?


Fractura de dedo

Una fractura ósea es un hueso roto o agrietado. Las fracturas de los dedos pueden ser especialmente dolorosas porque los dedos se doblan. Las fracturas de los dedos son muy comunes porque los huesos son pequeños y los dedos se usan mucho, lo que los hace propensos a sufrir lesiones. Es importante que un médico trate una fractura de dedo. Una fractura de dedo que no cicatriza adecuadamente puede causar dolor y disfunción en el dedo de por vida. Los huesos de los dedos deben alinearse correctamente para funcionar correctamente sin dolor.

Tratamiento

Un médico analiza una lesión por fractura de dedo con una radiografía, para poder ver la extensión del daño. La mayoría de las fracturas de los dedos no son graves y pueden tratarse sin cirugía. El médico usa sus manos para empujar el hueso en su lugar y darle la alineación adecuada. El dedo se coloca en una férula para mantener el hueso correctamente alineado. La férula generalmente se usa durante tres semanas mientras el hueso sana. En general, después de tres semanas, el hueso es lo suficientemente fuerte como para que se pueda extraer la férula, pero el hueso no se cura por completo a su estado original durante unos meses. La evidencia de la fractura puede ser notable en la radiografía durante algunos años. Las fracturas graves pueden necesitar intervención quirúrgica para volver a colocar el hueso en su lugar. La cirugía es realizada por un cirujano ortopédico. Durante la cirugía, se insertan alfileres en el hueso para mantenerlo en la alineación adecuada. El tiempo de recuperación después de la cirugía varía mucho según la lesión y la invasividad de la cirugía.

Curación

El cuerpo tiene una asombrosa habilidad para sanar. El cuerpo cura los huesos fracturados en tres pasos.

1) Inflamación: el sitio de la lesión se hincha. La inflamación es causada por una mayor cantidad de flujo sanguíneo. El cuerpo aumenta el flujo de sangre al área para llevar las células del sistema inmunitario al área. Las células eliminan el tejido dañado del área.

2) Reparación: después de limpiar el área lesionada del tejido dañado, el cuerpo comienza a construir callos externos. El callo externo es un crecimiento temporal de la estructura ósea. Al principio, el callo externo es débil y propenso a sufrir lesiones. A medida que crece el callo externo, se calcifica y se vuelve más fuerte. El callo externo estabiliza el sitio de la lesión.

3) Restauración: después de que se forma el callo externo, el cuerpo trabaja en la construcción de hueso nuevo. El cuerpo absorbe el callo externo a medida que construye hueso nuevo y fresco.

Las personas más jóvenes sanan y desarrollan hueso nuevo más rápido que las personas mayores.